Canal Rankings
 
Comparativa ‘ECONOMIST’ PROGRAMAS para EJECUTIVOS 2005: OPEN–CUSTOM
The Economist lanza por primera vez un pormenorizado estudio comparativo sobre los cada vez más extendidos programas abiertos y a medida dirigidos a ejecutivos y cuadro de mandos. Evitando la polémica, no hace clasificaciones categóricas y deja el peso de la decisión en directivos de empresas punteras y ex alumnos.

Fermín Gómez / Equipo Mastermas.com – Diciembre de 2005

Formación abierta o formación a medida, he ahí la cuestión con la que el prestigioso rotativo británico abre un minucioso estudio para comparar las escuelas de negocios más pujantes del mundo en lo que a formación ejecutiva se refiere. Una pregunta que, no en vano, The Economist utiliza como gran hilo conductor de todo el trabajo y que delimita dos concepciones pedagógicas esenciales al tiempo que contrapuestas.

Y es que son varias y muy patentes las diferencias que separan ambas formas de entender la formación de directivos y mandos intermedios. Y no sólo por los distintos objetivos generales que persiguen una y otra, sino, más en concreto, por la manera de abordar las sesiones docentes, por la preparación y diseño del programa o por la relación que se establece con el cliente, entre otros aspectos.

Atrás quedaron los florecientes años del MBA como programa casi exclusivo o cuanto menos prioritario en cualquier escuela que se preciara. Incorporar programas más específicos, dirigidos a directivos y por lo general profesionales experimentados, de aplicación práctica e inmediata, se ha ido convirtiendo en una cuestión que, más allá de su importancia, empieza a condicionar la supervivencia de muchas escuelas. La consecuencia más evidente es que, a día de hoy, casi todas las grandes han creado departamentos específicos para aglutinar este servicio educativo en el que docencia y consultoría a menudo se confunden.

La evolución lógica venía primero por impartir programas abiertos, aunque iba a ser cosa de poco tiempo que las empresas demandaran también formación a medida, como así está ocurriendo con profusión estos últimos años por parte de multinacionales y otras grandes corporaciones. Las muchas ventajas de las que goza respecto a los productos más ‘estandarizados’ lo hacen un tipo de formación muy deseada, pese a su elevado precio.

Salta a la vista en dónde residen las ventajas de esta modalidad educativa, tal es el hecho de abordar una problemática específica de la organización para así dar soluciones totalmente ajustadas a cada situación y necesidades de los empleados. Personalización por un lado pero, por otro, ausencia de puntos de vista externos que enriquezcan a los participantes, es éste precisamente el gran inconveniente de la formación a medida y lo que la pone en clara desventaja con respecto a los programas abiertos. Enriquecerse con la visión de directivos procedentes de diferentes culturas empresariales y sectores es un aspecto muy presente en la formación abierta, que en el caso de la formación a medida sólo puede lograrse parcialmente a través del buen oficio del docente.

Nunca llueve a gusto de todos

Partiendo de tales particularidades, The Economist vuelve a mojarse, aunque esta vez para identificar las mejores prácticas del mundo en formación empresarial. Y lo hace de una manera menos ‘categórica’, consciente de la polémica que siempre trae este tipo de listas comparativas. Baste recordar las desavenencias que tuvo en 2005 el rotativo económico con la Harvard BS a propósito de su ranking MBA, que a la postre disuadió a la reconocida escuela de negocios de remitir este año ningún dato sobre sus alumnos a fin de realizar el nuevo ranking. No es el único caso, más pesos pesados se echan en falta.

Pero esta es otra historia. Es ahora, de hecho, la primera vez que The Economist se lanza a realizar un ranking de escuelas de negocio en lo referente a programas para directivos, diferenciando entre programas abiertos y programas a medida. Aún coincidiendo en varios aspectos, de cada modalidad también se estudian campos específicos. Bien parece la alternativa más acertada teniendo en cuenta todo lo dicho hasta ahora. Así, del total de 10, se comparten ranking la ‘calidad del profesorado’, las ‘instalaciones’, ‘impacto en el trabajo’, ‘seguimiento postacadémico’ o ‘relación coste/beneficio’. Y luego están los parámetros propios a cada modalidad: ‘capacidad de entendimiento de la problemática específica de cada empresa’ y la ‘flexibilidad/habilidad para adaptar cada programa’ en el caso de programas a medida y en el caso de programas abiertos los ‘contenidos del programa’ y la ‘calidad de los alumnos’. Un total de 200 directivos han sido consultados por The Economist a fin de fijar las puntuaciones en los programas a medida. Para los programas abiertos se pidió la valoración de un número relevante de antiguos alumnos.

Las españolas dan la nota

La primera sorpresa que depara este minucioso estudio es la excelente calificación que obtienen los tres candidatos españoles, confirmando a nuestro país como uno de los más pujantes del sector tanto por peso específico como por calidad. Contamos, de hecho, con auténticos gigantes de la educación corporativa, caso del IESE que ya registra una facturación anual de 21 millones de euros en programas abiertos a lo que hay que unir 8 millones en programas a medida. Muy pocos en Europa alcanzan semejante volumen, sólo un referente como es IMD puede presumir de acercarse a esta cifra, concretamente un millón de euros por debajo y sólo en programas abiertos pues en lo que se refiere a formación a medida su posicionamiento es todavía irrelevante.

Lo que los expertos pronostican es un mayor avance de los programas a medida. Y eso que lo alcanzado a día de hoy es mucho y además en tiempo récord, pues hace apenas 10 años dicha actividad no tenía peso en las escuelas, considerándose tarea más propia de las consultoras. Algunas escuelas no han dudado en apostar por servicios educativos personalizados como solución a un mercado que en otros ámbitos manifestaba claros signos de saturación. Ha supuesto para los últimos contendientes una oportunidad de hacerse valer frente a insignes instituciones. Escuelas como el IESE o el Instituto de Empresa han obtenido valoraciones por encima de pesos pesados como la Stanford GSB o la Chicago GSB. Las dos españolas despuntan muy especialmente en la modalidad de programas abiertos, al obtener no sólo una catalogación global de ‘Excelente’ sino además la puntuación más elevada. La escuela madrileña presenta unas notas sobresalientes en casi todos los aspectos cuantificados, destacando por los contenidos, el nivel de internacionalización, el apoyo postacadémico, el impacto directo sobre el trabajo, la relación calidad precio y el índice de repetición, situado en el 84%. Y también mención de ‘Excelente’ ha merecido el IESE en aspectos como internacionalización, calidad del profesorado, apoyo postacadémico e índice de repetición. Ambas instituciones sólo han podido ser igualadas por University of Wisconsin-Madison GSB y la Schulich School y, también de ‘Excelente’, se han catalogado sus programas a medida que no en vano sólo fueron ligeramente superadas en nota por las norteamericanas Fisher College of Business y la Olin SB.

ESADE es la tercera en liza de las españolas que en los últimos años viene desarrollando una intensa actividad en este ámbito. 4,9 millones y 5,8 millones de facturación, son suficientes para confirmar a esta escuela barcelonesa entre las más pujantes de Europa, especialmente en lo que se refiere a programas a medida. Esta línea de servicio le ha merecido la consideración de ‘Buena’ gracias, sobre todo, a unas magníficas instalaciones, a su competencia para hacer que las sesiones didácticas impacten sobre el trabajo y por la fidelidad que demuestran los ex alumnos (un 74% de ellos repite algún programa en la escuela).

Otras europeas siguen muy atentas la estela de las nuestras. Es el caso de la EM Lyon que parece haber encontrado en la formación a medida un negocio bastante lucrativo -4,3 millones de euros de facturación- y con buenas perspectivas si eso de la calidad se traduce pronto en crecimiento. Lo que más convence a sus clientes es el impacto del programa en el trabajo de sus empleados. Por supuesto, sus más destacados ‘alumnos’ son grandes corporaciones francesas, entre ellas, Renault, Alcatel y Danone. HEC París ha preferido orientarse en exclusiva hacia la formación especializada, donde consigue pisar fuerte. Recibe una elevada nota en flexibilidad y habilidad para adaptarse a las necesidades de cada empresa. Además, la fidelidad de sus clientes ha propiciado una considerable facturación cercana a los 5 millones de euros.

Enlaces al estudio de referencia:

Introducción Especial ‘Economist’ Educación Ejecutiva 2005

Valoraciones de Escuelas: A-D

Valoraciones de Escuelas: E-M

Valoraciones de Escuelas: N-Z

Brevemente, los resultados generales del estudio:

PROGRAMAS A MEDIDA

Escuelas calificadas de ‘Excelentes’:

Ohio State University-Fisher College of Business (Estados Unidos)   Nota: 4.4
Washington University in St Louis-Olin SB (Estados Unidos)   Nota: 4.4
Instituto de Empresa      (España)   Nota: 4.3
IESE (España)   Nota: 4.3
Northwestern University-Kellogg SM (Estados Unidos)   Nota: 4.3

Escuelas calificadas de ‘Buenas’:

University of Michigan-Ross SM (Estados Unidos)   Nota: 4.2
York University-Schulich SB (Canadá)   Nota: 4.2
UCLA at Berkeley-Haas SB (Estados Unidos)   Nota: 4.1
E.M. Lyon (Francia)        Nota: 4.1
University of Maryland - Robert H Smith SB (Estados Unidos)  Nota: 4.1

PROGRAMAS ABIERTOS

Escuelas calificadas de ‘Excelentes’:

Instituto de Empresa      (España)   Nota: 4.2
IESE (España)   Nota: 4.2
University of Wisconsin-Madison GSB (Estados Unidos)  Nota: 4.2
York University-Schulich SB       (Canadá)   Nota: 4.2
Case Western Reserve University-Weatherhead SM   (Estados Unidos)   Nota: 4.1
University of  Chicago GSB (Estados Unidos)   Nota: 4.1
Washington University in St Louis-Olin SB (Estados Unidos)   Nota: 4.1

Escuelas calificadas de ‘Buenas’:

Northwestern University- Kellogg SM (Estados Unidos)   Nota: 4.0
Thunderbird- Garvin School (Estados Unidos)   Nota: 4.0
University of Cape Town GSB (Sudáfrica)   Nota: 3.9
University of Michigan- Stephen M. Ross SB (Estados Unidos)   Nota: 3.9
Ohio State University-Fisher College of Business (Estados Unidos)   Nota: 3.9
Pennsylvania St. University-Smeal College of Business (Estados Unidos)   Nota: 3.9
Stanford GSB (Estados Unidos)   Nota: 3.9