¿A qué salario aspiran los recién graduados en Ingeniería y Empresariales?

Según el informe Cost of Talent de Universum, el sexo y el país de procedencia afectan directamente a las expectativas salariales.

- Redacción Mastermas - 19/12/2016

http://www.mastermas.com/Noticias/DetalleNoticia.asp?Noticia=17029

¿Cómo saber si los recién graduados en Ingeniería y Empresariales están satisfechos con su primer salario? Para conocer la respuesta, echa un vistazo al último informe de la consultora sueca de branding Universum, Cost of Talent, cuyos resultados son fruto de un sondeo global sobre las expectativas salariales de los recién graduados. Se han encuestado a más de un millón de jóvenes procedentes de más de 50 países para elaborarlo.

Una de sus interesantes conclusiones es que las mujeres tienen menos expectativas salariales que los hombres. Las mujeres graduadas en empresariales esperan ganar, de media en el mundo, un 12% menos que los hombres; mientras que las mujeres con estudios de ingeniería/IT esperan ganar un 10% menos. Las mayores diferencias se registraron en Suiza, Arabia Saudí, Austria y Australia; las menores en Colombia, Indonesia, y Marruecos.

>> Estudia un Máster en Ingeniería Industrial

En España, con unos datos similares a la media, el estudio señala que la brecha se acentúa entre los universitarios ingenieros interesados en el sector de la construcción y la tecnología del hardware, donde las mujeres esperan cobrar alrededor de 2.600 euros anuales menos que lo que los hombres aspiran obtener. Esta diferencia guarda correlación con los datos reales, ya que según el Eurostat, organismo dependiente de la Unión Europea, las mujeres en España ganan en promedio un 18 o 19% menos que los hombres.

Según explican desde Universum y que publican en equipos&talento.com, esto se puede deber a múltiples factores, por ejemplo, que las mujeres están más interesadas que los hombres en encontrar un empleo estable, dedicarse a una causa, servir un bien común, que les sean remuneradas sus horas extras de trabajo y en conciliar su vida personal y laboral. Además, las mujeres esperan más que los hombres que les brinden retos intelectuales, trabajar en un ambiente emprendedor y tener oportunidades de desarrollo profesional.

Por otro lado, en el campo de la ingeniería, desde Universum explican que estas enormes diferencias también se pueden deber al mayor número de graduados masculinos en esta disciplina.

>> Fórmate con un Máster en Igualdad de Género

Otro dato interesante que arroja el estudio es la diferencia de expectativas que hay entre países.

A nivel europeo, también se ha visto una correlación directa entre las aspiraciones salariales y los ingresos reales de los trabajadores calculados por Eurostat. Así, los jóvenes suizos, escandinavos, alemanes y británicos son, por orden de mayor a menor, quienes tienen las expectativas salariales más altas. De estos, los suizos con estudios de ciencias empresariales y de ingeniería/IT son quienes más esperan ganar en Europa: 73.700 euros brutos anuales. En el polo opuesto, los países de Europa del Este.

>> Estudia un Grado en ADE Online
 
Los graduados españoles están posicionados en la zona intermedia, quienes aspiran a 19.800 euros anuales (1.650 euros mensuales) en su primer trabajo postuniversidad. Esto les sitúa por debajo de Francia e Italia, pero por encima de Portugal.

En América, el mismo informe señala que estadounidenses y canadienses son quienes tienen las mayores aspiraciones económicas. Los primeros esperan cobrar un promedio de 53 500 euros brutos anuales. En la región de América Latina, Brasil y Chile encabezan la clasificación, mientras que México, Perú y Colombia se sitúan a la cola.

En la región de Asia Pacífico (APAC), las expectativas salariales se encuentran, como no, en los países más ricos: Australia, Corea del Sur, Japón, Singapur y Hong Kong. En África, el ranking lo encabezan Sudáfrica y Nigeria. Y en Oriente Medio, Catar y Emiratos Árabes Unidos.

>> Mejora tu currículum con un Executive MBA + especialización

Noticias relacionadas en mastermas.com: 

La explotación laboral del siglo XXI: prácticas sin remunerar