Profesores se hacen millonarios en Corea del Sur

¿Puede un profesor ser millonario y famoso? Un no rotundo es la respuesta que le viene a la cabeza a mayoría de personas y sin embargo lo cierto es que estos existen y Corea del Sur es un buen ejemplo. En un país y una cultura obsesionada por la formación los estudiantes son capaces de pagar sumas estratosféricas a los docentes más cualificados.

José Trecet - Redacción Mastermas - 22/01/2013

    |
http://www.mastermas.com/Noticias/html/N11466_F22012013.html

Si tuviésemos que pensar en un lugar donde los profesores pueden amasar grandes fortunas sin duda alguna la primera respuesta será Estados Unidos. Nombres como Salman Rushdie, Paul Krugman o Nouriel Roubini seguro que salen a la palestra y sin embargo si hay que buscar un lugar donde los profesores son venerados y pueden convertirse en millonarios esta es Asia y más concretamente Corea del Sur. [Ver Máster para profesores]

El país coreano se ha convertido en un milagro educativo tras auparse al primer puesto del informe PISA por delante de Finlandia, perenne número uno hasta este último año. Detrás de una escalada sin precedentes desde los años 60 se encuentra el fuerte anhelo de educación que en ocasiones roza la obsesión. En este ambiente no es raro que los docentes más valiosos hayan terminado por convertirse en verdaderas estrellas con un sueldo acorde a su estatus. [Ver Máster en Matemáticas]

Un reportaje de la revista XL publicado por Finanzas.com desvela los nombres de algunas de estas celebrities educativas. Es el caso de Woo Hyeon Cheoi, conocido como el Salvador de los Fracasados en Matemáticas, y que ingresa la friolera de cinco millones de dólares al año. Andrew Fim, profesor de inglés, factura cuatro millones al año, mientras que la caja deLee Mankee, profesor de coreano, asciende a tres millones anuales y las ganancias de Kwon kuy-ho, profesor de matemáticas, ascienden a dos millones al año.

Se trata de cuatro ejemplos concretos pero ni muchos menos los únicos. Este fenómeno de los profesores estrella no es nuevo y desde 2009 ya se pueden ver noticias por la web refiriéndose a este fenómeno que, de hecho, está muy ligado a internet. Estos profesores millonarios aprovechan el poder viral de la red para darse a conocer, ganar popularidad y también para impartir sus lecciones. Un ejemplo son Rose Lee, profesora de inglés, y el ya mencionado Woo, que gracias a la red son capaces de llegar hasta más de 100.000 alumnos con clases y tutorías online. Esta es la misma estrategia seguida por Sal Khan, de Khan Academy, cuya página web supera con creces las 50 millones de visitas.

Además, a diferencia de los profesores de refuerzo tradicionales, las nuevas estrellas ofrecen clases a grupos en lugar de a alumnos de forma individualizada. Como es lógico, esto les permite maximizar sus ingresos con clases online de hasta 100 alumnos. Si cada uno es capaz de abonar hasta 12,5 dólares por la lección, un tutor que trabajase durante 40 horas semanales podría ingresar 50.000 dólares brutos al año.

También está detrás de este éxito de los docentes su capacidad para construir una marca personal reconocible que, métodos aparte, se traduce en una forma de vestir y un estilo de vida concreto. Aunque si algo define a estos docenes estrella es su capacidad para desarrollar sistemas de enseñanza que funcionan.

Precisamente es esta capacidad para hacer que sus alumnos mejoren lo que define a todos estos maestros. Wo lo resume de la siguiente forma: “si ayudo a mis alumnos a triunfar, la demanda por mis servicios seguirá creciendo”, en tanto que Fim explica que “si eres eficiente y ofreces resultados, no hay mucho que discutir”. Claro que el boca a boca y tener a los alumnos con las mejores notas en las mejores universidades también ayuda.

Como suele ocurrir en otros tantos aspectos de la vida, llegar es relativamente fácil en comparación con el esfuerzo que requiere mantenerse en la cumbre. No en vano son muchos los que desean convertirse en estrellas de la enseñanza y a la hora de la verdad el mercado de alumnos es limitado. Por eso algunos como Kwon aprovechan al máximo su estancia en la cumbre. Al final, los intentos de descrédito por parte de parte la comunidad docente terminan llegando y no todos son capaces de soportarlo.

Por su puesto, también hay quienes terminan cansándose de la vida pública. Y es que estos profesores no sólo hacen dinero, sino que su popularidad se puede asemejar a la de un futbolista o cualquier otro deportista de élite.

Para desarrollar su labor, estos profesionales no trabajan solos, sino que lo hacen en los denominados “hagwons”, escuelas especializadas en clases de refuerzo. En la actualidad se cuentan 300.000 en todo el país con una facturación anual de 15.000 millones de dólares. La mayor del país atiende al nombre de Megastudy y ya es uno de negocios tecnológicos con mayor crecimiento del país.

La propia demanda de estos perfiles ayuda, además, a la proliferación de estos profesionales, ya que actúa como un aliciente más para el desarrollo del talento docente. Sin embargo, de nuevo vuelve a ser el ansia por educarse, las ganas de aprender el verdadero combustible de este negocio y del verdadero papel relevante que tienen los maestros en Corea del Sur.

Síguenos también en Facebook y Twitter! Te esperamos

Contenidos relacionados con Mastermas.com:

Becas y financiación para máster 2013


El Instituto Europeo de Postgrado en el 'top' de las escuelas online, según BusinessWeek


Las diez especialidades más demandadas en finanzas