Intimidad digital: hasta dónde llegan tus derechos como trabajador

¿Puede una empresa espiar tu email de trabajo? El Tribunal de Estrasburgo cree que no. Descubre cuáles son tus derechos a la intimidad digital.

José Trecet - Redacción Mastermas - 25/09/2017

http://www.mastermas.com/Noticias/html/N17269_F25092017.html

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha fallado a favor de un trabajador en Rumanía al que la empresa tras investigar sin su consentimiento y sin previo aviso el uso que hacía del correo electrónico de empresa y de un sistema de mensajería. El Tribunal de Estrasburgo corregía así la interpretación de la justicia rumana por no haber protegido debidamente los derechos del trabajador, al que deberían de haberlo notificado que estbaa siendo espiado.

Se trata sólo de un ejemplo de la tendencia hacia la protección de la intimidad digital de los trabajadores.  Y es que como empleado tienes derechos que posiblemente ni siquiera conozcas. Como norma general, la empresa estará casi siempre obligada a respetar tu intimidad. 

En este sentido, no sólo tu correo está a salvo de una revisión oculta por parte de tus superiores: tu historial de navegación también será privado a no ser que la empresa advierta explícitamente de la prohibición del uso de internet para fines ajenos al trabajo y que puede revisarlo cuando considere oportuno. 

>>Aprovecha el tirón: Máster en Marketing Político, Gobernanza y Comunicación Estratégica (DESCUENTO del 25% para usuarios mastermas) 

No ocurre lo mismo con el móvil de empresa. La mayoría de empresas permite compaginar el uso privado y profesional del móvil, siempre que éste no sea abusivo, lo que podría acarrear una sanción disciplinaria. En este caso más que revisar las llamadas que has realizado en el terminar, suele bastar con acudir a la factura, que suele detallarlas. Al estar incluidas en la factura, aquí no se podría hablar de intromisión en la intimidad sin previo aviso. Otra cuestión diferente son los mensajes que hayas podido enviar.

Siguiendo con el móvil, muchas empresas optan por instalar localizadores GPS, como también hacen en los coches de empresa. Como ocurría con el correo electrónico, aquí sí haría falta informar al trabajador de su colocación y de que podrían usarse como fórmula de control. Eso sí, la justicia es más laxa en este punto y ha habido casos en los que sí a aceptado su posterior colocación a espadas del empleado cuando había sospechas claras de que estaba haciendo un uso indebido del coche.

>>Te interesa: Experto en Protección de Datos (consulta condiciones)

¿Y con las redes sociales? El último caso célebre de la influencia laboral de las redes sociales terminó en despido a la mujer que insultó a través de Twitter a Inés Arrimadas (Ciudadanos). ¿Es legal el despido? ¿Se puede considerar procedente? La realidad es que no. Una empresa está en su derecho de considerar que los comentarios vulneran su imagen y despedirla, pero tendrá que hacerlo mediante un despido improcedente y no disciplinario. Y, por supuesto, no podrá establecer sanciones disciplinarias.

No ocurre lo mismo cuando de lo que hablas en redes sociales es de tu empresa. En este caso la empresa sí puede establecer sanciones disciplinarias por conductas que afecten a su reputación o imagen. Así, por ejemplo, Eroski despidió mediante despido disciplinario a una empleada por colgar fotos dentro del supermercado con fajos de billetes y la caja fuerte abierta.

Lo mismo puede ocurrir si insultas a un compañero o lanzas calificativos degradantes en redes sociales. Es más, también deberías tener cuidado sobre lo que dices en WhatsApp dentro de los grupos que tengas con otros compañeros de empresa. En este caso se trata de mensajes privados, pero si uno de los integrantes del grupo los devela, son una prueba válida para los tribunales. El resultado es que te podrían sancionar e incluso despedir.

La intimidad digital también llega incluso a los procesos de selección. Hoy en día es habitual que las empresas accedan a las redes de los candidatos para recabar información, y no sólo a las profesionales como LinkedIn. La ley impide dejar de contratar a una persona por su sexo, estado civil, número de hijos o estilismo, ya que ante ella todos somos iguales. En este sentido, ninguna empresa lo admitirá, pero muchas hacen uso de esta información para evitar preguntas incómodas, llegado el momento de la entrevista laboral.

Leer ahora: Cómo aumentar la seguridad en ti mismo en diez sencillos pasos