Las redes sociales superan al sexo o a dormir en adicción

La capacidad de autocontrol es fundamental para el ser humano. Es lo que nos permite sobreponernos a nuestros instintos más primarios y a otros deseos que por un motivo u otro consideramos nocivos. Sin embargo, aplicarla no siempre es fácil y según un estudio de Chicago Booth School of Business las redes sociales y el trabajo son dos de las adicciones a las que resulta más difícil resistirse.

José Trecet - Redacción Mastermas - 06/02/2012

    |
http://www.mastermas.com/Noticias/html/N9776_F06022012.html

Parte del éxito de las redes sociales y especialmente de Twitter es su carácter adictivo. Al margen de ser una excelente herramienta de comunicación y networking, lo cierto es que sin esa característica resulta más complicado explicar su notoriedad. Vemos pasar el timeline y sucederse los tuits incapaces de apartar la vista de la pantalla y despedimos el día con un tuit. En cierto sentido es algo parecido a lo que ocurre para muchos con el correo electrónico del trabajo, al que retornan antes de abandonar la oficina por si hubiese algún asunto que tratar de última hora e incluso desde casa.

La única forma de luchar contra esos deseos irrefrenables de enviar un último tuit o echar un último vistazo al email pasa por recurrir al autocontrol. Dicho de otra forma, reprimir nuestros deseos. Como explica el profesor asistente en ciencias del comportamiento de Chicago Booth School of Business Wilhem Hoffman, “la vida moderna es un cúmulo de deseos marcados por frecuentes conflictos y resistencias, a menudo con distinto éxito”. El docente es experto en cuestiones relacionadas con el deseo y el autocontrol y ha realizado un curioso hallazgo sobre el poder de los medios de comunicación y el trabajo frente a otros deseos en teoría más fuertes.

En un artículo publicado en la revista Psychological Science bajo el título “Deseos y Necesidad: Comida, dinero, estatus y sexo”, el autor desgrana como aunque los deseos de dormir y el sexo son más fuertes, la atracción por los medios de comunicación, especialmente las redes sociales, y el trabajo son más difíciles de resistir. Para llevar a cabo el estudio Hoffman entrevistó a 205 personas que registraron un total de 7.827 informes acerca de sus deseos diarios.

Además de la dificultar para resistir al embrujo de las redes sociales, el estudio también descubrió que los deseos relacionados con el tabaco y el alcohol son relativamente débiles, sobre todo si tenemos en cuenta lo adictivas que son consideradas ambas sustancias. Por el contrario, los deseos sobre el sueño y el ocio son los más problemáticos al existir en este punto “una tensión entre las inclinaciones naturales a descansar y relajarse y la gran cantidad de trabajo y otras obligaciones” relata Hoffman. Y aquí es precisamente donde entran en juego el tabaco y el alcohol, ambos considerados sustancias que ayudan a relajarse.

El estudio se apoya y refuerza teorías precisas de que cuando una persona se resiste con más frecuencia y de forma más reciente en el tiempo a un deseo, menos éxito tendrá en su tarea y sobre todo menor será su capacidad para reprimir cualquier deseo posterior. Esto se explica porque a medida que avanza el día nuestra fuerza de voluntad se va debilitando y los esfuerzos para controlarla tienen más posibilidades de fracasar. Esto se debe al lógico cansancio de la jornada y a que nuestra fuerza de voluntad tiene unos límites que pueden quebrantarse.

Quizás el mejor ejemplo sea la comida. En este sentido cuanto más tratamos de no ingerir alimentos poco saludables más tentados nos sentimos a hacerlo y más se anhela este tipo de comida. Como suele ocurrir, se trata de un círculo vicioso en el que el propio deseo retroalimenta el incumplimiento de nuestras intenciones previas y por lo tanto quebranta nuestra fuerza de voluntad.

¡Síguenos también en Facebook y Twitter! Te esperamos
 

Contenidos relacionados en mastermas.com

Los fallos empresariales más garrafales de 2011
Diez consejos para buscar empleo en el extranjero
Los empleos y postgrados en Social Media y marketing digital