Exprime al máximo tus prácticas en empresas

Tanto si eres recién titulado como si aún estás cursando tu formación universitaria, las prácticas en empresas representan una buena oportunidad para el primer contacto con el ámbito laboral. No sólo permite conocer la realidad profesional del sector que ha sido objeto de nuestro estudio durante los últimos años; también es una forma de introducirse en el entorno de las empresas, aprender cómo funcionan, qué esperan de ti y qué habilidades potenciar para aspirar a un buen puesto.

Esther Riobó - Redacción Mastermas - 13/07/2011

    |
Exprime al máximo tus prácticas en empresas

Es bueno tener presente que, a la hora de optar a un puesto en prácticas, es necesario superar una entrevista en la que, junto a otros datos como tu expediente académico, se valorará al candidato en relación con otros aspirantes. En resumen, que habrá competencia. Por este motivo, no está de más preparar la entrevista para unas prácticas de empleo como si de cualquier otro tipo de contratación se tratara.

Saber qué decir (o no decir), cómo vestirse y comportarse o en qué forma destacar tus puntos fuertes y valía personal frente al entrevistador puede marcar la diferencia entre ser tú y no otro quien acceda a ese empleo en prácticas que te facilitará el salto al mundo profesional. Buscar orientación en este sentido, así como en aspectos como la correcta elaboración de un currículum y carta de presentación, resulta de gran importancia a la hora de preparar el proceso de selección.

Infórmate sobre las empresas. La corporación no es la única parte interesada en este proceso; también tú, como profesional que está en el punto en que comienza su carrera, debes prestar atención desde este instante a lo que más te conviene. ¿A qué se dedica la empresa? ¿Tiene un programa específico de becas? ¿En qué consiste? ¿Existen posibilidades de incorporación una vez terminadas las prácticas?

Hay que tener presente, por ejemplo, que no es lo mismo desarrollar las prácticas en una pequeña empresa de veinte empleados que en una gran multinacional; en estas últimas, las posibilidades de incorporación una vez completadas las prácticas suelen ser mayores y algunas de ellas incluso contemplan planes de carrera. Conocer en la medida de lo posible estos detalles puede ayudarte a decidir a qué vacantes optar. Y no sólo eso. Saber aspectos como la facturación de la empresa, número de empleados, presencia en distintos países o su evolución en el último año, te brindará una oportunidad más de causar una excelente impresión en la entrevista. Por lo general, este tipo de datos se encuentran fácilmente en la página web corporativa.

Mantén una actitud positiva. Muchos empleados en prácticas adoptan una actitud pasiva en el convencimiento de que, de todos modos, se marcharán de la empresa al terminar su contrato. Es obvio que nada garantiza la permanencia, pero una buena actitud regada con generosas dosis de excelencia, proactividad, disposición para el trabajo en equipo y capacidad relacional puede, de hecho, marcar una diferencia. Olvida el mito de que un becario jamás se incorporará a la plantilla. La realidad es que esa posibilidad existe. Los trabajadores excelentes no abundan, y en caso de surgir la vacante adecuada, es más fácil incorporar a alguien que ya se conoce y ha demostrado trabajar bien, que comenzar de cero un proceso de selección. Además, en caso de que esa vacante no se produzca, como mínimo conseguirás unas buenas referencias.

Sé proactivo. Si surge una tarea que te interesa desarrollar, pide que te la asignen. Si piensas que eres capaz de hacer algo aunque nadie haya pensado en ti para hacerlo, dilo. Si no tienes trabajo en un momento determinado, pídelo. Te sorprenderá ver lo bien recibidas que son esas iniciativas y lo mucho que, progresivamente, va aumentando tu nivel de responsabilidad.

No olvides consultar los rankings

Durante la última década, la proporción de titulados que realizan su entrada al ámbito laboral por la puerta del contrato en prácticas se ha incrementado considerablemente, en torno a los 13 puntos porcentuales con respecto al periodo precedente. Este fenómeno ha puesto de manifiesto la necesidad de herramientas que informen a los interesados sobre qué empresas son las que ofrecen las mejores condiciones para esta modalidad de contratación.

Algunas publicaciones y agencias como Businessweek elaboran rankings de las compañías punteras en este aspecto, basándose en criterios como salario, proporción de incorporaciones una vez finalizadas las prácticas, previsión del número de becarios que la empresa ha planificado para ese año e incluso la valoración de quienes ya han realizado prácticas en ellas. La revista Forbes se ha hecho eco este año del publicado por el portal Vault, que ha seleccionado las que estima como las diez mejores. Aunque se trata de una fuente estadounidense, varias de las empresas contempladas tienen presencia en nuestro país. Es el caso de Boston Consulting Group, Deloitte, JP Morgan o Google.

El perfil de Boston Consulting Group destaca por el alto porcentaje de ofertas de puestos definitivos que sus becarios reciben y que ronda el 90%, siempre según datos del ranking. Los puestos en prácticas están abiertos a estudiantes universitarios y estudiantes de MBA de primer año. La compañía, además, tiene una fuerte presencia internacional, con un total de 68 oficinas repartidas en 39 países.

Respecto a Deloitte, llama la atención las numerosas menciones que importantes publicaciones como Fortune o Bloomberg-Businessweek han hecho de su condición de lugar privilegiado de trabajo, así como la realizada por la revista Forbes calificándola de uno de los mejores sitios para que las mujeres progresen en su carrera. En su programa de prácticas, la primera semana se dedica a la formación del becario y el porcentaje de incorporación oscila en torno al 75%. Un punto a destacar en el perfil de JP Morgan es la concesión de becas para la formación, mientras que Google, el gigante de Internet, destaca por la variedad de puestos en prácticas ofertados por departamentos (no sólo informáticos, como se pudiera pensar) y por admitir no sólo a recién titulados, sino también a estudiantes universitarios y de MBA.

Por su parte, Businessweek fue el primero en elaborar una lista considerablemente más extensa, incluyendo 50 corporaciones en su primera clasificación de 2007. En el más reciente, correspondiente al año 2009, en una relación de 40 sitúa en tres primeros puestos. Otra consultora, PwC, se posicionaba en el número cinco, dejando el cuarto lugar a una empresa de otro sector, Procter & Gamble. Los sueldos más elevados fueron los ofertados por Procter & Gamble, KPMG, Deloitte  y PwC, por ese orden.

Por otro lado, si bien fue Accenture la compañía que más ofertas hizo a sus becarios para incorporarse a un puesto definitivo al acabar sus prácticas (95 de cada 100 las recibieron) tampoco las que acabamos de mencionar se quedaron cortas: las propuestas de Ernst & Young se situaron en el 92%, las de KPMG en el 90 y PwC alcanzó una proporción de 89 puntos. En el caso de esta última, igual que en el de KPMG, 93 de cada 100 becarios aceptaron la oferta, cifra muy parecida a la de Ernts & Young y Procter & Gamble (92%), mientras que en Deloitte descendió hasta los 82 puntos porcentuales.