La satisfacción de viajar y enseñar tu propio idioma: ser profesor de español

El español crece y se calcula que el número de hablantes de nuestra lengua aumentará en más de 200 millones en los próximos 20 años. Por ello cada vez más universitarios se decantan por convertirse en profesor de español, una de las profesiones que más facilita el sueño de viajar y trabajar, con la satisfacción añadida de enseñar tu propio idioma.

Adolfo Díaz Úbeda - Redacción Mastermas - 06/09/2011

    |
La satisfacción de viajar y enseñar tu propio idioma: ser profesor de español

Según datos publicados por el Instituto Cervantes en su informe ‘El español, una lengua viva’, en 2030 nuestro idioma será hablado por unos 200 millones de personas más que ahora, un total de 535 millones de personas, y esto supondrá un 7,5% de la población mundial. El español, en imparable crecimiento, resiste a la crisis y sigue ofreciendo la interesante opción profesional de convertirse en profesor de español como lengua extranjera.
 
La enseñanza del español ha dado un salto cualitativo y cuantitativo en varios países. Como nos comenta Elena Verdía, Jefa del Departamento de Formación de Profesores del Instituto Cervantes, cada vez es mayor la demanda de clases de español en países como Brasil, por las relaciones comerciales con sus vecinos hispanos, y en Estados Unidosdonde los hispanos siguen creciendo y el español está cada vez más presente en la vida diaria de los norteamericanos”
 
Verdía nos informa además de que en Asia la demanda está también aumentando, y “en Europa el español sigue consolidando su fuerte posición en el mercado lingüístico frente al francés, el alemán y el italiano, por ejemplo, como segunda lengua extranjera estudiada, después del inglés”.
 
Este crecimiento de la profesión de profesor de ELE (español como lengua extranjera) tendrá uno de sus escaparates mundiales los días 21, 22 y 23 de noviembre gracias al Congreso Virtual Mundial de Profesores de Español, COMPROFES. Organizado por el Instituto Cervantes, contara con más de 50 horas de actividades en línea y la participación de más de 170 ponentes y miles de docentes de todo el mundo.
 
Pero profesor de español es además un oficio en el que sentirse realizado. Vanesa Bindenmaister, profesora de español, formadora de maestros de español como lengua extranjera y creadora del blog para profesores ‘Mis clases de español’,destaca: “da mucha satisfacción a los maestros ver a un alumno que recién empieza, que no sabe nada de español, adquirir la lengua; terminar un curso y mantener una conversación en español con ese alumno;o que no sólo aprendan el idioma, sino que disfruten, se diviertan”.
 
Esta argentina afincada en Israel actualmente imparte sesiones de coaching para profesores, y recuerda además el valor del intercambio cultural. También es muy satisfactorio transmitir a los alumnos mucho más que español: conocimientos culturales de América Latina y España. Que los alumnos te agradezcan al final de una clase el contenido cultural”, añade.
 
¿Qué opciones profesionales existen para un profesor de ELE?
 
Antes de enumerar las opciones profesionales para un docente de ELE (español como lengua extranjera) algo que debe quedar muy claro, como nos informa la Jefa del Departamento de Formación de Profesores del Instituto Cervantes, es quepara ser profesor de Español es absolutamente imprescindible tener una formación específica en didáctica en enseñanza de lenguas a extranjeros.Aspectos como conocer el sistema lingüístico, saber cómo se usa y por qué, saber cómo enseñar a alumnos a hablar, reconocer las claves culturales para evitar los malentendidos interculturales, o saber planificar una clase para alcanzar los objetivos de acuerdo con las necesidades de los alumnos, son sólo algunas de las habilidades que un profesor debe haber adquirido antes de lanzarse a la profesión”.
 
Un profesor de ELE puede ser docente en los centros que el Instituto Cervantes tiene por todo el mundo, o bien obtener una plaza en una universidad, instituto de secundaria o colegio, que ofrezca clases de español.Un ejemplo clásico sería un profesor de español en una facultad de filología en un país no hispanohablante, aunque cada vez más países no europeos están incorporando el español a su sistema educativo de primaria y secundaria. Los últimos: Brasil y Filipinas.
 
Esta repentina demanda de docentes de castellano en institutos y colegios de otros países hay que tomarla, no obstante, con prudencia.Como nos comenta Verdía, “en Filipinas se está impulsando de nuevo el español como lengua extranjera obligatoria en las escuelas de secundaria, pero muchas de las plazas se cubren con profesores locales que se reciclan de otros idiomas, de la misma forma que en España los profesores de inglés no son ingleses, sino españoles”. Por ello la demanda de profesores nativos españoles para estos niveles educativos en el extranjero es relativa.
 
Además de Filipinas, otros países de Asia como Japón o Corea se han convertido en demandantes de profesores de español para diversas instituciones, incluyendo escuelas privadas que ofrecen sus servicios a empresas. China está actualmente exigiendo a los chinos que desean venir a España contar con un certificado de conocimientos mínimos de español, y para palpar el crecimiento del español allí “no hay más que ver el éxito obtenido en el centro (del Instituto Cervantes)de Pekín que contaba el primer año de su apertura con 1.200 alumnos y ahora tiene casi 5.000 alumnos matriculados”, comenta Verdía.
 
Para convertirse en profesor del Instituto Cervantes, con sedes en los cinco continentes, los requisitos mínimos sonser licenciado universitario, contar con una experiencia docente en ELE de entre 700 horas o 1500 horas, dependiendo del tipo de titulación, haber realizado un mínimo de horas de formación específica en Enseñanza de ELE (entre 100 y  200, dependiendo de la titulación), tener un nivel A2 de francés o de inglés y comprometerse a alcanzar un nivel A2 en la lengua local.
 
“Pero hay que dejar claro que eso son los requisitos mínimos”,nos comenta Elena Verdía. En la práctica, para entrar como profesor de plantilla “lo que hay que hacer es irse a los centros, trabajar como colaboradores y tras un tiempo (a partir de un año),presentarse a las plazas. El 80% de los profesores que entran a la plantilla estable han colaborado previamente con la institución”.
 
Para conseguir dicho puesto inicial de colaborador uno debe dirigirse directamente a cada sede, mientras que las pruebas selectivas para ser profesor de plantilla se realizan en España. Además,los puestos como colaborador nunca salen en las ciudades más demandadas, que normalmente son europeas o norteamericanas (París, Londres, Nueva York, etc.). “Hay centros que nosotros llamamos de entrada y otros que no lo son. Por ejemplo, París no sale nunca a concurso. Si quieres llegar a París tienes que entrar por Sydney, Fez, Moscú o Brasilia (como ejemplos) y a los dos años puedes concursar e ir acercándote a Europa o a Estados Unidos”.
 
Actualmente, las ciudades donde están saliendo más plazas del Instituto Cervantes son
Manila, Fez, Nueva Delhi y Moscú. Pekín empieza a ser también una opción con posibilidades.
 
En lo referente al Instituto Cervantes, no hay que descartar la posibilidad de acceder a puestos que no son de profesor, como adjunto o auxiliar de conversación.“Es una salida muy buena para hacer currículum de formación de ELE y luego tienes más opciones para trabajar en el Instituto o en una universidad”,comenta Verdía.
 
Siguiendo con puestos en instituciones, Jesús Suárez, creador de Todoele.net, portal especializado en la enseñanza del español, nos informa de que “también existen oportunidades en las plazas para auxiliares de conversación del MEC (Ministerio de Educación y Ciencia) o los lectorados de la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo), que constituyen una de las puertas de entrada tradicionales al mundo de la enseñanza del español como lengua extranjera”.
 
Sin embargo, la realidad es que “la mayor oferta, en ocasiones en condiciones laborales bastante precarias, está en academias privadas”, comenta el creador de Todoele. Aunque Suárez nos advierte de que“los datos de las ofertas publicadas en Todoele no tienen valor estadístico, pues lo que nos llega y se publica depende de muchos factores”, el hecho de contar con una sección de ofertas de empleo da a esta Web una buena perspectiva sobre el panorama laboral. En ese sentido, en Estados Unidos hay una demanda constante de profesores de español en universidades, y también nos llegan bastantes ofertas del Reino Unido”.
 
Suárez coincide además con relativizar la demanda de profesores “de fuera” en los países que han incorporado el español como asignatura en secundaria. “Se habla constantemente de la gran demanda que hay en Brasil debido a la implantación del español como lengua obligatoria en la enseñanza en ese país, pero no está claro hasta que punto eso se ha traducido en una demanda real de profesores. Sin embargo en toda Europa -Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Grecia- la demanda del español sigue creciendo y aparecen con frecuencia ofertas de trabajo. Por supuesto en Asia se abren oportunidades, y también de Australia y Nueva Zelanda nos llegan ofertas”.


Otro nicho de empleo como profesor de español para extranjeros son empresas que gestionan profesores para enseñar el idioma a técnicos o directivos de grandes compañías. En ese sentido las mayores opciones están en ciudades grandes de Japón, China, Estados Unidos o Brasil. Un ejemplo menos conocido es Israel.Según la coach de docentes en ese país, Vanesa Bindenmaister, aquí hay muchas oportunidades, más que nada en el sector empresarial. Hace unos años el mayor público (alumnos de español)era el joven, el mochilero, pero hoy en día los hombres de negocios encuentran muy necesario saber el idioma. Saben que en Latinoamérica, también en España, no dominan demasiado el inglés, y también que la comunicación es esencial para promover sus negocios”.
 
Para los menos viajeros, las opciones de ser profesor ELE en España pasan por dar clase en una de las academias que acogen estudiantes extranjeros en nuestro país, o por incorporarse a uno de los programas de clases de español para inmigrantes desarrollados por ayuntamientos, sindicatos y otras instituciones.
 
Sobre la opción de academias en España, éstas se agrupan en FEDELE, la Federación Española de Asociaciones de Escuelas de Español para Extranjeros, y publican ofertas de forma similar a otras empresas. En cuanto a los programas para inmigrantes, actualmente no están creciendo, pero son una buena opción para los profesores que desean permanecer en su ciudad, ya que generan puestos de profesor de ELE en ciudades medianas o pequeñas.