¿Quieres trabajar en finanzas? No puedes perderte estos másteres

En tiempos de crisis las empresas vuelven la vista hacia sus cuentas de ingresos y gastos buscando recudir costes y maximizar sus recursos. Y para lograrlo existen los diferentes perfiles del departamento financiero de las compañías. Desde los contables hasta los gestores de riesgos o los especialistas en crédito, se trata de trabajos en auge. Os los presentamos.

José Trecet - Redacción Mastermas - 16/11/2011

    |
¿Quieres trabajar en finanzas? No puedes perderte estos másteres

Desde el estallido de la crisis financiera, con las hipotecas subprime y la posterior quiebra de Lehman Brothers como protagonistas, el sector financiero no ha dejado de estar en el ojo del huracán. Al margen de los escándalos por las prácticas poco éticas que todavía siguen coleando hoy en día, la industria financiera experimentó en 2008 un enorme descalabro con la pérdida de miles de empleos y la consiguiente caída de la retribución media.
 
Poco a poco la situación ha ido amainando en el sector financiero y en el de banca e inversión, si bien es cierto en el sector bancario todavía se encuentra en pleno proceso de reestructuración y debe ver cómo se terminan de cerrar las fusiones de cajas de ahorro. Esto ha permitido que la contratación vuelva a la industria financiera y de consultoría. Teniendo en cuenta la importancia que está adquiriendo la economía en todos los ámbitos de la vida y por supuesto de los negocios, continua siendo un buen sector por el que apostar profesionalmente.
 
A esto hay que sumar que en épocas de crisis y recesión las empresas siempre se fijan más en los ingresos y gastos, lo que convierte a los puestos financieros en sus guardianes y en uno de los perfiles más demandados. Como es lógico, el control de costes, el análisis de los flujos de caja y la administración de las finanzas son en un entorno como el actual una de las prioridades para cualquier empresas.
 
El acceso más inmediato al sector financiero es la carrera de empresariales o la de económicas, aunque también hay otras vías como la informática o las matemáticas. Por fortuna, hoy en día no es imprescindible cursar una carrera universitaria para acceder un puesto dentro de la industria. En la actualidad existen diferentes másteres y cursos de postgrado que permiten adquirir los conocimientos necesarios. De hecho, en determinadas áreas de actividad se busca este perfil de persona especializada en el sector, con conocimientos específicos del área de negocios pero que haya completado su formación con un postgrado de carácter financiero.
 
Y al pensar en másteres financieros, de inversión o de contabilidad hay un nombre que automáticamente suele venirnos a la cabeza: MBA o Máster in Business Administration. No en vano se trata del postgrado por excelencia para acceder no sólo a la alta dirección, sino también al sector de finanzas, banca e inversión y contabilidad. De hecho, históricamente el 45% de los graduados MBA acaban en firmas financieras o bancos de inversión.
 
Según Wall Street Jorunal, en 2011 bancos, gestoras de inversión, hedge funds, capital riesgo y empresas de inversión contrataron a un 39% de los MBA de Harvard y Yale, un 36% de Stanford y un 51 de Columbia. Con estas cifras parece que las escuelas de negocio son una buena vía para trabajar efectivamente en finanzas, banca e inversión.
 
En este sentido no es necesario irse demasiado lejos para encontrar educación ejecutiva de primera calidad. España cuenta con algunas de las escuelas de negocios más reputadas y que de hecho ocupan las primeras plazas en los principales rankings sobre educación ejecutiva con IESE, IE Business School y Esade a la cabeza.
 
Pero más allá de los nombres más conocidos la oferta es muy amplia (ver sección MBA) en las tres variantes de programas que se pueden identificar: MBA clásico, Executive MBA y MBA Internacional o global. Así, EOI ofrece un MBA Full Time y MBA Executive, así como otros más enfocados a diferentes sectores o tipos de compañías, como pymes o empresas familiares. Como es lógico EOI no es la única escuela que ofrece estos másteres en dirección de empresas, ya que la competencia ha aumentado en los últimos años.
 
IMF Formación dispone de su MBA en Empresas de Prevención, que nos llevará a gestionar la parte de finanzas de este tipo de corporaciones, mientras que La Salle International Graduate School oferta su MBA tradicional y ADM International Business School imparte su MBA online que, como su propio nombre indica, cuenta con la ventaja de que se puede cursar a través de Internet.
 
Se trata sólo de algunos ejemplos, porque la oferta es amplísima y de gran calidad, en consonancia con la posición que ocupa la educación ejecutiva española en el panorama internacional. Así, Esden, la Escuela Superior de Negocios y Tecnología, cuenta entre su oferta con un Executive MBA así como con un International MBA, que imparte junto con Judge Business School. Por su parte, Esem ofrece un Executive MBA con la particularidad de que garantiza prácticas remuneradas, en tanto que Eserp Business School dispone de un MBA al uso, un Executive MBAy un International MBA que se puede cursar en Madrid, entre otros. Isde imparte un MBA Inmobiliario y un MBA Jurídico y Cesmacuenta con su MBA de Especialización que imparte junto con la doble titulación de gestión y administración de empresas y su MBA Executive en Madrid.
 
Más allá de los MBA
 
Aunque son los programas más conocidos y más extendidos, no por ello son los MBA la única puerta de entrada al sector financiero y de banca de inversión. Lo cierto es que existen otras alterativas de postgrado que quizás no tengan tanto prestigio pero son igualmente válidas.
 
La gran diferencia entre estas y los MBA estriba en el carácter en principio más generalista de este último. Por el contrario, el resto de oferta tiende a ser algo más específica y está más enfocada a áreas y puestos concretos de la profesión. Y es que dentro del sector podemos encontrarnos con contables, analistas financieros, brokers de banca de inversión, directores financieros, gestores de flujos de caja e incluso el tradicional tesorero.
 
El abanico es amplio y para cada trabajo será necesaria una formación distinta, así que vayamos viéndolos uno a uno. Para empezar, nada mejor que el perfil más demandado según el informe Los + Buscados de 2011 de Adecco: el analista financiero. Su cometido es el de estudiar la situación financiera de la empresa y realizar un diagnóstico que refleje la rentabilidad de la empresa, su posición de liquidez y los riesgos en los que incurre la empresa. En definitiva, se trata de de la persona encargada de presentar las cuentas de la empresa y de ayudar a los directivos en la toma de decisiones a medio, corto y largo plazo.
 
Para convertirse en analista financiero será necesario, además de una diplomatura en ciencias empresariales o licenciatura en administración y dirección de empresas o económicas, a lo que habrá que sumar formación complementaria como algún tipo de postgrado en el área de finanzas con especificación en temas financieros y análisis bursátil. Esto sirve para centrar algo más el tipo de programa que habrá que cursar.
 
En este sentido,  el Postgrado en Contabilidad y Finanzas de IEBS, la escuela de negocios de la innovación y los emprendedores, se ajusta a estos requisitos. También se amoldan el Máster en Finanzas en Barcelona del Instituto de Estudios Financieros, el Máster en dirección de finanzas del Instituto Superior de Técnicas y Prácticas Bancarias o el Máster en alta dirección financiera y control de gestión de ADM.
 
Adecco también destaca como el puesto más cotizado en el ámbito de “Legal y finanzas” al de analista de fusiones y adquisiciones. En un entorno de concentración empresarial, este perfil se encarga de dar suporte técnico a la estrategia de la empresa, estudiar las posibles oportunidades en el mercado y apoyar la negociación. Además, será el máximo responsable en la due diligence o investigación de la empresa a comprar. De esta forma, deberá ser capaz de hacer una proyección desde el punto de vista financiero, legal y fiscal de los resultados de la empresa a adquirir y del resultado de la integración.
 
El de analista de fusiones y adquisiciones es uno de los puestos que más conocimientos requieren y donde más completo debe ser el profesional. Desde Adecco explican que su formación debe incluir una licenciatura en ciencias económicas, administración y dirección de empresas, además de valorarse altamente poseer un MBA (precisamente por su carácter generalista). Pero dado el carácter de este perfil también puede ser necesario contar con nociones sobre derecho y para eso también hay varios cursos de postgrado que pueden ser de ayuda.
 
Este ese el caso del Máster en práctica jurídica de la Escuela de Experiencia Profesional que, como su propio nombre indica, incluye prácticas, del Curso Superior en Derecho Internacional Público del Instituto Europeo en el Campus de Stellae, el Máster en práctica jurídica y ejercicio de la abogacía de Cefema o el Máster en abogacía internacional de Isde, que se imparte en Madrid.