Aprender otras formas de curar: postgrados en medicina alternativa

¿Las emociones pueden causar o curar enfermedades? ¿El ayuno puede ser útil en patologías graves? ¿Por qué la acupuntura sirve para algo tan aparentemente distante de la piel como dejar de fumar? Cada vez son más los profesionales de la salud que encuentran nuevos caminos para prevenir enfermedades o para tratarlas, y descubren una profesión satisfactoria o incluso su verdadera vocación.

Adolfo Díaz Úbeda - Redacción Mastermas - 01/02/2012

    |
Aprender otras formas de curar: postgrados en medicina alternativa

La medicina occidental, la que encontramos actualmente en nuestros hospitales y centros de salud, salva millones de vidas al año y cura millones de enfermedades. Y sin embargo, a veces el médico tiene que decirnos algo como “no tengo muy claro lo que te pasa, hay que hacer más pruebas”, “debería verte también un médico de otra especialidad” o “lo suyo es algo crónico, sólo puedo ofrecerle un remedio sintomático”. Es en estas frases donde muchos pacientes y muchos especialistas han encontrado el valor de otras medicinas.
 
Esto no significa que medicinas con otro enfoque tengan sentido sólo en aquellos casos en los que la medicina occidental no soluciona el problema. La medicina tradicional china, la medicina higienista, psicosomática, antroposófica, y otras, ofrecen una alternativa válida para muchas patologías, sean o no tratables por la medicina occidental.
 
Una de las principales diferencias de medicinas “alternativas” es entender la salud desde un punto de vista holístico, en el que todo en el cuerpo está relacionado.Y esto no significa sólo que los órganos estén más relacionados de lo que a priori se puede pensar, sino que hay una relación entre las emociones, la mente y la salud física.
 
Por esto cada vez más profesionales deciden complementar su formación con cursos o programas de postgrado relacionados con otras formas de enfocar la salud humana, otras formas de curar, o con un mayor énfasis en prevenir.
 
Medicina tradicional china
 
La Medicina Tradicional China (MTC)es una de las formas de medicina oriental más antiguas y tiene una tradición y experiencia milenarias. Sus principales diferencias con la medicina occidental son que parte de una base más holística, considerando, como decíamos, que los órganos están relacionados y que existe una vinculación entre la parte espiritual, emocional, mental y física de las personas.
 
Mireia Masip, profesora de la Escuela Superior de Medicina Tradicional China, nos comenta que “la medicina china no diagnóstica enfermedades sino síndromes, y no sólo intenta paliar los síntomas, sino también tratar la causa del problema”. Además, “en la medicina china destaca la importancia de la prevención, cosa que en la medicina occidental no se tiene tan en cuenta”.
 
Para entenderlo de una forma práctica, todos aceptamos hoy en día que algunas molestias de estómago o de espalda pueden estar provocadas por estrés y, si no son graves, tienden a disminuir cuando desaparece ese estrés. Para alguien que ejerza la medicina china y medicinas como la psicosomática o la naturista, ese esquema se repite con otras muchas emociones y órganos. Así, la ansiedad continuada, emociones negativas intensas o emociones no canalizadas trasladan esa energía a un órgano físico y pueden estar detrás de problemas de piel, de estómago, de cabeza o de alguna otra parte del cuerpo.
 
Para corregir esos efectos se puede actuar sobre las causas iniciales, o bien sobre los mecanismos según los cuales, a través de esa interconexión de elementos en el cuerpo, esos desequilibrios han llegado a reflejarse en determinados órganos.
 
La vinculación entre los elementos del cuerpo entre sí ayuda a entender por qué un tratamiento con agujas sobre determinados puntoso determinadas terminaciones nerviosas tiene efectos beneficiosos sobre órganos que pueden estar alejados de esos puntos. La medicina china, cuya técnica más conocida es la acupuntura pero que cuenta con muchas otras, parte de la base de que la enfermedad (especialmente la no infecciosa) es un desequilibrio de energías y la aplicación de presión en determinados puntos conectados con el sistema nervioso consigue reequilibrar esas energías.
 
Mireia Masip nos comenta que varios de los métodos curativos de la medicina tradicional china han sido aceptados ya oficialmente en el mundo occidental. “En el año 2004, la OMS menciona que la eficacia de la acupuntura ha sido demostrada tanto en numerosos ensayos clínicos como en experimentos de laboratorio.Entre los desórdenes y enfermedades en los que la acupuntura ha demostrado ser eficaz están los problemas de obesidad, cólico renal, infertilidad por disfunción sexual masculina, algunos tipos de diabetes, dolor de cabeza, hipertensión esencial, cólico biliar, insomnio y otros”.
 
En Europa, los países más desarrollados han llegado más lejos que España en el reconocimiento de la medicina china. “Los servicios nacionales de salud de Alemania, Francia, Bélgica, Reino Unido y Suiza reembolsan los gastos por tratamiento por acupuntura”, comenta Masip. En Alemania, el 77% de las clínicas contra el dolor proporcionan acupuntura.
 
En cuanto a la prevención, “la Medicina Chinatiene una larga experiencia ya que le da mucha importancia”. En la obra más antigua de la MTC ya se incluyen procedimientos destinados no a curar la enfermedad, sino a preservar la salud, y también se utilizaban con el objeto de aumentar la longevidad.
 
En este sentido, la MTCrecoge nueve consejos básicos orientados a preservar la salud y retrasar el envejecimiento: Autorregular el estado emocional, llevar una vida disciplinada, seguir una alimentación equilibrada y regular, adaptarse al entorno y a las cuatro estaciones, prevenir el contagio de enfermedades, prevenir traumas externos inesperados, realizar ejercicios para reforzar la constitución física, utilizar técnicas o sustancias medicinales para la prevención de enfermedades y prevenir la evolución de la patología.
 
Actualmente no existe regulación específica para la formación en medicina china y acupuntura en España. Los referentes en nuestro país son la Fundación Europea de Medicina Tradicional China, y la Escuela Superior de Medicina Tradicional China, que imparte los Estudios Superiores de MTC. Los Estudios están estructurados en cuatro cursos académicos teórico-prácticos, en los cuales se provee al alumno de las bases fundamentales para la asimilación de los conceptos y desarrollo de las técnicas en diagnóstico y en terapéutica clínica (acupuntura, fitoterapia, tuina).
 
Es la propia escuela la que determina los requisitos de acceso. Mireia Masip nos comenta que “el criterio actual es que los que tienen acabado el bachillerato o estudios sanitarios de formación profesional acceden directamente sin que sea necesaria la prueba de selectividad. Quienes no disponen de dichos estudios realizan, para poder acceder, una prueba de nivel en nuestro centro, para asegurarnos de que disponen de la capacidad adecuada para poder seguir nuestros estudios”.
 
En el perfil de los alumnos cada vez más predomina el perfil sanitario, sobre todo fisioterapeutas. En cuanto a las salidas la mayoría de los titulados tienen consulta propia en las que atienden a sus pacientes. Mireia Masip nos comenta que “en España existen más de 15.000 consultas de medicina china de las cuales sólo un 10 por ciento están atendidas por médicos occidentales con estudios de medicina china”.
 
La Escuela Superiorde MTC y la Fundación Europea de MTC ofrecen opciones para complementar los estudios en China, y organizan anualmente un Stage en Hospitales del país asiático, normalmente entre finales de julio y mediados agosto. “Los alumnos se distribuyen en grupos reducidos y visitan los departamentos de acupuntura, tuina y medicina interna. Algunas tardes a la semana, los alumnos realizan actividades complementarias relacionadas con la medicina china, como conferencias especializadas, práctica de Tai Ji – Qi Gong y visitas a museos”, comenta Masip.

Psicología y salud
 
En la antigua Grecia, Hipócrates ya hablaba de que la mente y el cuerpo estaban unidos y se influían mutuamente. La evolución de esta idea se ha ido modificando a lo largo de la historia y en el siglo pasado, una vez se habían controlado la mayoría de enfermedades infecciosas gracias a los avances de la medicina, empezó a emerger una preocupación por aquellas enfermedades relacionadas con los hábitos y estilos de vida de las personas, que cada vez eran más.
 
Como nos comenta Luis Manuel Blanco, Psicólogo del Centro Apraxia Psicología, “Freud dio un auge a la medicina psicosomática destacando la importancia de los factores inconscientes en el desarrollo de síntomas físicos, y Cannon fue el primero en demostrar experimentalmente el papel de las emociones en nuestra salud.Hoy en día, una buena parte de las enfermedades a las que la medicina tiene que hacer frente tienen un componente psicosocial importante en su aparición y mantenimiento, junto con otros elementos biológicos”.