Guía para montar una empresa en España: ayudas, trámites y otros recursos

Poner en marcha tu idea de negocio no tiene por qué ser una tortura. Estos son los pasos para crear tu empresa y lanzarte a la aventura.

José Trecet - Redacción Mastermas - 12/04/2016

Guía para montar una empresa en España: ayudas, trámites y otros recursos

Los datos del Informe GEM hablan de una estabilización de la Tasa de Actividad Emprendedora en España, que mide las iniciativas empresariales con menos de tres años y medio de vida, en la horquilla del 5,2% y el 5,4%. Aunque lejos de los números estadounidenses, los españoles han ido adquiriendo la costumbre de no dejar pasar sus sueños, de perseguir sus ideas de negocio.

>>Cursos para emprendedores

>>Curso de Diseño del Modelo de Negocio de una Startup

Si estás pensando en crear tu propia empresa, hay algunas cosas que puedes hacer antes incluso de empezar con cualquier tedioso trámite. Poner a prueba el potencial de tu idea de negocio, en otras palabras, saber si será capaz de generar ingresos o no. Para obtener una respuesta puedes usar cuatro herramientas que recomiendan desde CIRCE, el Centro de Información y Red de Creación de Empresas: un análisis DAFO de Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades, la herramienta de Autodiagnóstico de Actitudes Emprendedoras para saber si soportarás la presión, el programa de Plan de Empresa interactivo de la Dirección General de Pyme o el programa Simula, también de iPyme.

Una alternativa diferente pasa por usar la tecnología y los nuevos medios para hacer experimentos al más puro estilo Lean Startup, como relata Luis Pita, fundador de Fidelia, Preahorro y Asesora en su libro 'Ten peor coche que tu vecino'. Para ello bastaría con usar Google Adwords con un presupuesto limitado y poner anuncios para probar el interés que despierta lo que ofreces, bien sea un producto o un servicio.

Curso de GOOGLE ADWORDS
Curso de SEO/SEM y ANALÍTICA WEB

Hasta que no hayas realizado unas mínimas comprobaciones siempre será mejor aparcar el papeleo y los trámites. Cuando tengas claro que tu idea empresarial tiene Marketplace y que puede generar negocio ya podrás lanzarte a la aventura. De hecho "hacerlo es lo más complicado", explica Gonzalo Ruiz, emprendedor en serie e inversor en startups, Y es que "existe una barrera mental que impide empezar a andar en nuestra sociedad", relata. Su consejo en este punto es claro: "montar una empresa, burocráticamente hablando, es solamente descolgar el teléfono y llamar a la gestoría". Esto no quiere decir que no sea interesante que conozcas el proceso y sus costes.

Optimización de páginas web para SEO

¿Es imprescindible montar una empresa para emprender?

La respuesta es un claro no. Antonio Ruiz de Asser Asesores relata que hay otras alternativas más económicas, sobre todo si no vas a contratar empleados en las primeras etapas y sí vas a trabajar con freelance. La primera y más utilizada es la de "hacerse trabajador autónomo o, en su defecto, autónomo de responsabilidad limitada". De todas formas es algo que hay que hacer para ser administrador de la sociedad.

Curso de experto en Impuesto de Sociedades
Fiscalidad Empresarial: Impuestos directos (IRPF-Sociedades)


En este caso el trámite es muy sencillo y barato (coste cero). Bastará con acudir a la delegación de Hacienda y rellenar el Modelo 036 de alta censal donde además elegirás tu epígrafe en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) que definirá a qué se dedicará tu negocio.

Por último, sólo tendrás que acudir a la Seguridad Social y darte de alta en el Registro Especial de Trabajadores Autónomos, RETA, y elegir la cuota que deseas pagar. No olvides que la cuantía de la cuota determinará lo que cobras en caso de baja, paro y después al jubilarte. Como poco tendrás que pagar 267 al mes, la cuota mínima.

Ayudas para los autónomos

Otra de las ventajas de los autónomos son las diferentes ayudas para el fomento del autoempleo. Para empezar, cuentan con la tarifa plana de 50 euros mensuales durante los seis primeros meses de actividad. En el caso de los menores de 30 años (35 años en el caso de mujeres) existe también una bonificación del 30% de la cuota mínima durante 30 meses.

En el caso de los mayores de 30 años y 35 para mujeres, la bonificación es una reducción del 80% sobre la cuota de contingencias comunes durante 18 meses, un 50% durante los seis siguientes y un 30% hasta cumplir los 18 meses.

Y si estás en situación de desempleo y quieres emprender, puedes capitalizar el paro y cobrar la prestación en un único pago que te sirva para poner en marcha el negocio. Ahora mismo es posible capitalizar el 100% de la cantidad a percibir. Y si sólo utilizas una parte, puedes aprovechar el resto para hacer frente a las cuotas a la Seguridad Social.

Curso para gestionar redes sociales: Community Manager y Social Strategist Profesional

De hecho, desde 2016 se puede incluso compatibilizar el paro con el emprendimiento como trabajador por cuenta propia.

Elección de la forma jurídica, cuando no basta con ser autónomo

Como autónomo se puede contratar trabajadores como cualquier empresa, pero hay proyectos que por su envergadura o estructura precisan una forma societaria. Si vas a montar tu startup con algún socio necesitarás crear una empresa, no te bastará con ser autónomo. En este punto "lo primero que hay que tener claro es quién va a formar esa empresa, si vamos a hacerlo solos, con otros socios, quién va a aportar capital o quién va a aportar trabajo efectivo".

En España existen diferentes tipos de sociedades aunque "las más habituales para iniciar un negocio son la Sociedad de Responsabilidad Limitada, la Sociedad Anónima y ahora que ha cambiado la fiscalidad de la Sociedad Civil, la Comunidad de Bienes", explica Antonio Ruiz.

Las diferencias entre los distintos tipos de sociedades son la responsabilidad de los partícipes, el número de socios mínimo, y el capital inicial.

TIPOS DE EMPRESA
 

 

 




Tipo de Empresa

 

 
 

 

Número de Socios

 

 
 

 

Capital de constitución

 

 
 

 

Responsabilidad

 

 
 

 

Impuestos que paga

 

 

Autónomo

 

 
 

 

1

 

 
 

 

0 €

 

 
 

 

Total. El autónomo es responsable con todos sus bienes

 

 
 

 

IRPF

 

 

Emprendedor de Responsabilidad Limitada

 

 

 

1

 

 
 

 

0 €

 

 
Ilimitada con la excepción de la vivienda hasta 300.000 euros.
 

 

IRPF

 

 
 

 

Comunidad de bienes

 

 
 

 

Mínimo 2

 

 
 

 

0 €

 

 
 

 

Total. Los socios son con todos sus bienes

 

 
 

 

IRPF

 

 
 

 

Sociedad Civil

 

 
 

 

Mínimo 2

 

 
 

 

0 €

 

 
 

 

Total. Los socios son con todos sus bienes

 

 
 

 

Impuesto sobre Sociedades

 

 
 

 

Sociedad de Responsabilidad Limitada

 

 
 

 

Mínimo 1

 

 
 

 

3.000 €

 

 
 

 

Limitada al capital aportado

 

 
 

 

Impuesto sobre Sociedades

 

 
 

 

Sociedad limitada Nueva Empresa

 

 
 

 

Mínimo 1 y Máximo 5

 

 
 

 

Mínimo de 3.000 € y máximo de 120.000 €

 

 
 

 

Limitada al capital aportado

 

 
 

 

Impuesto sobre Sociedades

 

 
 

 

Sociedad Anónima

 

 
 

 

Mínimo 1

 

 
 

 

Mínimo de 60.000 €

 

 
 

 

Limitada al capital aportado

 

 
 

 

Impuesto sobre Sociedades

 

 
 

 

Sociedad Cooperativa

 

 
 

 

 Mínimo 3

 

 
 

 

Fijado en los estatutos de la cooperativa

 

 
 

 

Limitada al capital aportado

 

 
 

 

Impuesto sobre Sociedades

 

 

Como puedes ver, el tipo de sociedad determinará cuánto terminas pagando por emprender. Sin embargo, para Antonio Ruiz hay otro elemento importante "tratar siempre de proteger el patrimonio familiar de nuestra aventura empresarial, porque si vienen mal dadas (y más en tiempos de crisis) un encadenamiento de impagos pueden acabar por condenarnos a la insolvencia, a la liquidación y a la pérdida de nuestro patrimonio".

Máster oficial en PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

Si por ejemplo son varios autónomos los que quieren empezar un negocio hacerlo como Comunidad de Bienes será más barato que crear una Sociedad Limitada, aunque la responsabilidad será mayor ante posibles deudas. Eso sí, para esta aventura habrá que preparar como mínimo 3.000 euros, aunque a efectos prácticos será mejor contar con 4.000 euros. "Si no podemos permitirnos una sociedad mercantil, o sencillamente no queremos, podemos optar por una comunidad de bienes. No es recomendable bajo ningún concepto, a día de hoy, una sociedad civil puesto que ahora se tributa por Impuesto sobre sociedades, lo que encarece mucho las labores administrativas y contables y le hace perder todo el atractivo que pudiera tener", precisa el experto de Asser Asesores.

Trámites para crear tu empresa

Los trámites concretos varían un poco en función del modelo que hayas elegido para tu empresa. También hay una serie de pautas comunes y de pasos que se repiten.

Obtener la certificación negativa del nombre en el Registro Mercantil Central.

En otras palabras, que no existe una empresa con el mismo nombre ni la misma denominación. Puedes desplazarte hasta allí o hacerlo a través de la web del registro. La reserva del nombre dura quince días, pero la certificación es sólo válida por dos, así que es imprescindible ser rápido con los trámites.

Depositar el capital social en una cuenta bancaria

Es imprescindible hacerlo de antemano para que esté disponible cuando llegue el momento de firmar las escrituras. También puedes sumar el resto de gastos de constitución. Es recomendable que la cuenta sea exclusiva para la empresa.

Redacción de los estatutos y firma de la escritura pública

Después tendrás que acudir al notario para firmar la escritura pública necesaria en la mayoría de los casos. A la cita deberás acudir con los estatutos de la empresa redactados y con datos claros como el domicilio social, el objeto social, quién o quiénes serán los administradores de la empresa. También será necesario que los socios aporten el resguardo de los ingresos o el trabajo que van a realizar si su aportación no es dineraria.

Autoliquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados

La constitución de sociedades está exenta del pago del impuesto, pero aún así es necesario autoliquidarlo a través del Modelo 600 de la AEAT.

Solicitud del NIF provisional

Se realiza a través del modelo 036 de la Agencia Tributaria y también precisa de una copia simple de la escritura de constitución. Debe realizarse en un plazo máximo de 30 días desde que se firma la escritura y su validez es de seis meses. Antes de medio año deberás de haber conseguido el NIF definitivo.

Inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil

Será necesario pagar las tasas y formalizar la inscripción en un plazo de 15 días. Para este trámite deberás aportar la Escritura Pública de Constitución de la Sociedad y la liquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

Obtención del NIF definitivo

Tras inscribir la sociedad estará legalmente constituida y podrás solicitar el NIF definitivo con el que operar.

Legalización de los libros de la sociedad

Este trámite se realiza en el Registro Mercantil y supone la legalización de los libros de inventarios y cuentas anuales, libro diario, libros de socios y otros exigidos por el IVA y el Impuesto de Sociedades.

Alta en el Impuesto de Actividades Económicas

La empresa estará exenta los dos primeros años de actividad. Esto debes hacerlo tanto para la empresa como para su socio administrador.

Alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores

Es algo que debe hacer el autónomo y socio de la empresa través del Modelo 036 y 037 de la AEAT.

Alta en la Seguridad Social

Si estás pensado en contratar empleados también necesitarás registrar la empresa en la Seguridad Social acudiendo a la Tesorería General.

Obtener tu certificado digital

Las pequeñas empresas no están obligadas a tenerlo, pero te será de gran ayuda a para agilizar trámites y gestiones.

Solicitar el alta como operador intracomunitario

Las empresas que quieran trabajar importando y exportando bienes como operadores intracomunitarios deberán causar alta en el censo VIES y solicitar su número de EORI.

Acudir al registro de marcas y patentes

Dependiendo de la idea y el negocio, es importante registrar la marca y la patente para evitar copias de tu modelo y del producto. Si lo prefieres puedes acudir a un PAE o Punto de Atención al Emprendedor, donde te guiarán en el proceso. Allí cumplimentarás el Documento Único Electrónico para que el sistema te concierte una cita con la notaría y se otorgue la escritura pública de la sociedad. A partir de ahí, el resto de pasos serán los mismos pero se realizarán desde el PAE.

>>Curso de perito, patentes y marcas

Una vez tienes tu empresa


Con la empresa montada y constituida, sólo quedará ponerse a trabajar. Gonzalo Ruiz ofrece dos consejos a los emprendedores novatos:

- No incurrir en gastos. Crear la empresa "como si no tuvieras dinero aplicando la mentalidad Moonshot Apisonadora", que básicamente quiere decir tener objetivos ambiciosos y pensar en cómo dominar el mercado.

- Reporte, reporte, reporte. Es decir, fijarse en los datos de la empresa. Esta es "la clave en la que nos fijamos en Civeta Insvestments a la hora de invertir en startups".
 
Desde Preahorro.com ofrecen un consejo más para no caer en el error más repetido de los emprendedores. Contar con un colchón económico que permita mantener la actividades incluso invertir. Así la curva de aprendizaje será más rápida y en caso de fracaso habrás vivido una experiencia en lugar de haber arruinado tu vida.

Además, si tu proyecto lo necesita también puedes iniciar la búsqueda de inversores, aunque al hacerlo hay que tener cuidado porque lo más habitual es que suponga dar entrada en la empresa a nuevos socios con todo lo que eso conlleva o comprometerse a una serie de pagos cuando hablamos de préstamos. Por eso mismo Miguel Caldés, director financiero de Motopoliza.com resalta que "los emprendedores muchas veces se olvidan de que la mejor financiación es la de los clientes, de que levantar capital de inversores no es un objetivo en sí y de que cada una de las fuentes de financiación tiene un coste diferente siendo la más barata los clientes y la más cara los inversores". En otras palabras, buscar inversores es positivo, pero que debe ser tu propio negocio tu principal medio de financiación, no el dinero que llegue de fuera.
 
Y a partir de aquí, el mundo es tuyo, sólo te quedará llevar tu empresa a lo más alto. 

« volver al histórico de Reportajes